CONTÁCTANOS

    Fijación dinámica de precios: cómo adaptar la oferta y los precios al mercado en tiempo real

    FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail

    Ofrecer al comprador potencial un determinado producto o servicio al mejor precio, en el momento oportuno y aprovechando al máximo la omnicanalidad es la base de la fijación dinámica de precios. Es una estrategia de venta cuyo uso aumenta cada vez más entre las empresas, con el objetivo de que maximicen sus beneficios variando los precios en función de la demanda del mercado. 

    Y cambiando, por lo tanto, el comportamiento de compra de los consumidores, que ahora están acostumbrados a que los precios en Internet estén sujetos a cambios dentro de ventanas de tiempo que se repiten periódicamente, pero que también pueden fluctuar durante un año, un mes, una semana, un día o un minuto.

    Fijación dinámica de precios, qué es y para qué sirve

    La terminología tiene su origen en Estados Unidos, a nivel industrial, en el sector de las aerolíneas a partir de los años 80. La fijación dinámica de precios representa una estrategia de precios basada en la flexibilidad constante de los mismos. 

    En la era de la experiencia de compra personalizada, cada vez más mercados en Internet utilizan algoritmos de fijación dinámica de precios que pueden estructurar el precio adaptándolo en función de determinados factores (como la relación entre la oferta y la demanda que una empresa puede adaptar orientada por criterios estadísticos, o la aceptación del público) y que pueden afectar tanto de forma individual como combinada.

    Optimización de precios con la inteligencia artificial

    Utilizando un amplio abanico de variables (desde el momento de la compra hasta la copresencia de productos similares en la cesta de la compra, pasando por la propensión a la compra del usuario y su capacidad de gasto medio), con los algoritmos de inteligencia artificial se puede agregar la información que los usuarios dejan, utilizando tecnologías de seguimiento y diversos canales, y pueden estimar la demanda en el mercado de un bien o servicio con gran precisión. 

    Y también pueden manejar y optimizar el atractivo de un producto, y por tanto las ventas relacionadas con el mismo, generando un modelo dinámico que circunscribe el precio más adecuado al contexto del mercado en un momento dado.

    Ventajas de la fijación dinámica de precios

    Para las empresas, perfilar el comportamiento, las preferencias y las actitudes del consumidor individual, explotando los conocimientos que se adquieren con la personalización de la oferta, dándole el timing adecuado a las promociones y optimizando las existencias, equivale a determinar una gama de precios que maximice el beneficio de la empresa.

    De hecho, si está bien construida, esta estrategia de fijación de precios ayuda a las empresas a seguir siendo competitivas en el mercado, en un entorno caracterizado por sus constantes desafíos: desde una mayor transparencia y sostenibilidad de los precios hasta una mayor presión por parte de los competidores, pasando por la fidelización de los clientes y la optimización de la gestión de las existencias y los recursos.

    Según una encuesta de Statista, en 2021, en América del Norte y Europa, el 15% de empresas de 

    comercio electrónico tenía previsto utilizar precios dinámicos en el carrito de la compra (el 27% estaba considerando esta oportunidad). Y asimismo, el 21% de las empresas de venta de bienes y servicios en Internet encuestadas revelaron que ya utilizaban la fijación dinámica de precios, mientras que el 32% no tenía previsto adoptar esta estrategia en el próximo año.

    El precio dinámico justo

    Dado que no existe una solución única, ¿qué tipos de estrategias de fijación dinámica de precios existen? Entre los modelos de fijación dinámica de precios más populares se encuentran los siguientes:

    • Segmentación por precio: se caracteriza por la fijación de precios diferentes para productos idénticos en función de la ubicación del consumidor.
    • Precios basados en el tiempo: en este caso, el precio del producto está directamente relacionado con la fecha de su entrada en el mercado. A menudo puede disminuir con el paso del tiempo pero, para algunos tipos de productos, también puede aumentar.
    • Precios máximos: en concreto, el precio de un producto está directamente relacionado con la demanda del mercado. Esto se traduce en reducciones o aumentos del mismo en relación con los distintos periodos del día y/o del año en que se produce la demanda.
    • Precios de penetración: Para llegar rápidamente a una gran parte del mercado, las empresas fijan precios iniciales más bajos en relación con el precio de mercado, aumentándolo con el tiempo paralelamente a la tendencia de la demanda.

    Ni que decir tiene que la activación de una estrategia de precios dinámicos, que pueda adaptarse con el tiempo y anticiparse a posibles cambios, no puede prescindir de usar plataformas y tecnologías innovadoras perfectamente integradas, y coordinadas, dentro del complejo ecosistema digital.